La decoración de platos en la comida de un restaurante

Por La Menorquina on 1 de septiembre, 2016

En otros artículos de este blog hemos comentado la importancia que tiene el saber emplatar adecuadamente los platos de tu restaurante. En este post, concretamente, vamos a hablar de cómo decorar otro tipo de comida como puede ser la pasta. ¿Quién dice que todos los platos de pasta lucen igual? El arte culinario no sólo da sabor, sino que enriquece cada comida con diferentes trucos de decoración de platos. La vistosidad y elegancia son cualidades muy importantes para que un clásico plato de pasta prenda otra forma.

decoracion de platos

 

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial  y aumentar la rentabilidad de tu restaurante

 

La decoración en los platos principales

A continuación, veremos cómo una hoja de menta o formas vistosas harán ganar suntuosidad y profesionalidad en nuestra habilidad para decorar platos. Cualquier plato de pasta normalmente se atribuye a una comida sencilla y de improviso. Para que no parezca así, la decoración de platos hará que un simple plato de pasta se convierta en un plato gourmet. 

El ilusionismo al adornar unos spaghetti ai frutti di mare o unos canelones de verduras es muy variado según el tipo de pasta de nuestro menú. Incluso, algunos platos ya tienen que prepararse pensando en su posterior presentación como plato decorativo.

Para canelones o lasañas es muy recomendable servir raciones individuales. Esta pasta enrollada o en capas ofrece múltiples posibilidades. En el caso de los canelones, su anchura o altura no debe darnos miedo a la hora de jugar con ellos y buscar nuevas formas. Cortarlos o apilarlos en vertical puede cambiar radicalmente su tradicional modo de presentación e impresionar a nuestros clientes.

Las lasañas también quieren equilibrio y armonía en su presentación. Para ello, su montaje cuadrado y perfecto antes del horno ya dará al cliente esa sensación de comer un plato decorativo único. Además, podemos sustituir las típicas capas por flores o conchas rellenas, y así ofrecer una versión nueva y original.

Adornar los spaghettis o tallarines tampoco es muy difícil. Con unos moldes o cuencos pequeños se puede dar forma y volumen al plato. Enrollar los spaghettis sobre sí mismos aporta cantidad y estilo como plato decorativo. La clásica forma de timbal también puede dar un toque más elaborado en el aspecto decorativo de nuestras recetas.

Otro truco para alimentar la decoración de nuestros platos de pasta son las hojas aromáticas. Hojas y ramilletes de albahaca, cebollino, orégano o perejil pueden romper la monotonía y culminar un plato decorativo. También hay que pensar en ampliar la variedad y color en decoración de platos con pasta fría o caliente. Para ensaladas y refrigerios, las hojas aromáticas cortadas o en polvo aromatizan las salsas y aceites.

Por último, no hay que olvidarse de los platos decorados con verduras. La manera en cómo cortamos y presentamos el acompañamiento puede alegrar cualquier plato de pasta. Si cortamos las zanahorias y calabacines a la juliana o en bastones decoraremos con visibilidad y exquisitez. No hay nada que la decoración de platos no pueda salvar, incluida la pasta.

Cualquier plato de nuestro restaurante ya sea de postre, entrante o principal, debería tener una presentación cuidada ya que la decoración de platos es uno de los elementos más importantes para que nuestra imagen hacia el comensal sea impecable. 

 

New Call-to-action

Volver a la home