Cuidar el detalle para una mejor atención al cliente

Por La Menorquina on 22 de enero, 2016
Mejor_atencion_al_cliente

La calidad del servicio es uno de los factores que más influyen en la satisfacción del cliente y, por consiguiente, es necesario para el éxito de un restaurante. 

Hoy en día, la buena marcha del negocio no sólo depende de la calidad de la cocina y de un buen servicio. Aún así, ser profesionales en uno y otro sentido es una condición básica e irrenunciable. 

En muchas ocasiones, la calidad del servicio se refleja en los pequeños detalles y éstos son un intangible de gran valor para mejorar la experiencia del cliente y diferenciarnos de la competencia. 
 
 
 
Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial  y aumentar la rentabilidad de tu restaurante

Objetivo: una experiencia global

¿Pero, qué significa cuidar el detalle? Básicamente, consiste en trabajar aquellos aspectos relacionados con la atención al cliente que ayuden a mejorar la percepción que el comensal tiene del servicio. 

En la práctica, conseguir una atención al cliente profesional centrada en pequeños detalles. Un valor añadido que será una eficaz herramienta para la fidelización.

En todos los casos es necesaria una planificación, así como combinar detalles que transmitan la identidad del establecimiento. Cada restaurante debe gestionar este recurso en función de su concepto y, en definitiva, conseguir una experiencia global del cliente cuando acude a nuestro restaurante. 
 
Estos son algunos ejemplos que pueden marcar la diferencia:
  • Recibir, acomodar y despedir: La llegada y salida de los clientes son momentos clave para aplicar normas de cortesía. Decir las frases adecuadas para dar la bienvenida y despedirlo es esencial. Si cuando entran en el local no podemos atenderles, les saludaremos y le informaremos de que le atenderemos en cuanto nos sea posible. A continuación, les conduciremos hasta la mesa, intentando acomodarles cuidando el detalle. Por ejemplo, dando una mesa más tranquila a las parejas. Finalmente, les despediremos agradeciéndole la visita. 
  • Venta sugerida para mejorar la experiencia: Gracias a las técnicas de up-selling mejorar la experiencia del cliente puede aumentar las cifras del negocio. Podemos sugerir un maridaje entre postres y vinos, preguntar si quieren una nueva botella cuando esté a punto de acabarse y, en general, estar atentos, anticiparnos a las necesidades y responder a las dudas. 
  • Detalles que seducen: Cuidar el emplatado y buscar la coherencia con el escenario en el que va a servirse también es otro aspecto fundamental para atraer clientela. Trabajarlo todo como un conjunto de elementos que conforman esa experiencia global a la que hacíamos referencia. Desde el aspecto de la comida y sus sabores hasta la decoración, la música ambiental, la vajilla, manteles, etc.
  • Saber responder a los imprevistos: Una atención al cliente que cuide los detalles debe saber responder ante situaciones inesperadas. Hacerlo supondrá un plus que nos ayudará a fidelizar. 
  • Ofrecer pequeños regalos: Ser cuidadosos con los grandes clientes es otra manera de convertir los detalles en una herramienta para fidelizar. Podemos ofrecer una toallita para refrescarse las manos, obsequiar con un pequeño regalo o invitar a una copa al final de la comida. 
  • Preguntar qué tal ha ido todo: Interesarnos por la opinión del cliente es una manera sencilla de obtener feedback y demostrarle que nos importa su satisfacción. El chef lo hará al finalizar la comida o durante el postre y el personal de servicio puede preguntar si todo ha ido bien cuando se va a pagar. 

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home