¿Cuáles son los sabores de helado más famosos?

Por La Menorquina on 15 de octubre, 2015

sabores de helado

Obviamente, no descubrimos nada si afirmamos que el helado es un postre que cuenta con una gran aceptación en todo el mundo, pero sí resulta curioso descubrir cuáles son los sabores de helado más famosos. Sobre todo, porque los listados varian en función de cada sociedad y, aunque cueste creerlo, según han descubierto curiosos estudios, también lo hacen en lo que respecta a las formas de ser de cada persona. 

Los sabores de helado más famosos

Los sabores de helado más famosos del mundo son un placer gourmet, y para encontrarlos tenemos que remitirnos a las mejores heladerías del mundo. Degustarlos es la mejor manera de conocerlos, pero a falta de ello, demos un breve paseo por algunas célebres heladerías:

  • Helado de vainilla de la heladería Bamas: Se considera uno de los mejores helados del mundo. La Copa del Mundo del Helado, que se celebra en Rimini cada dos años, se ha rendido al encanto de los helados de esta pastelería de Bayona que, según su maestro heladero Thierry Bamas, tiene en el de vainilla su principal valor. Para su elaboración se utiliza vainilla natural de Madagascar, así como azúcar roja con sabor de regaliz. 
  • Helado de pistacho de Pasticcería Conte: El sabor a pistacho es el más famoso de esta conocida heladería, situada en Bronte, en la región siciliana, donde existe una amplia tradición heladera. Otros de los helados más distinguidos son el de limón, el helado de gianduia (cacao con avellanas) o el de avellana oscura.
  • Helado con sabor a azafrán de la Gelateria di Piazza: El helado de azafrán de esta famosa heladería, situada en un San Geminiano, en Toscana, ya posee fama internacional. Está elaborado con unas violetas amarillas que sólo crecen junto a los muros de las torres de la ciudad y los millones de viajeros que lo han probado aseguran que está delicioso.
  • Helado de requesón y arándanos de Curva Fiesole: La originalidad de Curva Fiesole, la grada de los hinchas del club de fútbol Fiorentina, también ha traspasado fronteras con su helado fetiche, elaborado con una deliciosa mezcla de requesón y arándanos, similar al de los colores del equipo.
  • Helado de calabaza de Coolhaus: Las ya míticas furgonetas de helados Coolhaus recorren todo Estados Unidos y el helado de sabor a calabaza es su especialidad en otoño. En verano son muy conocidos sus helados de cítricos.
  • Helado de dulce de leche de Cadore: La especialidad de Cadore, la famosa heladería argentina en Buenos Aires, es el sabor de dulce de leche. Además, también son muy famosos sus helados de vainilla o de chocolate amargo. 

Guía gratuita: La Satisfacción de los Clientes en la Restauración

Los tres sabores más populares

Aún así, hay sabores universales que, independientemente de todo, siempre están en lo alto de la lista. Son, como no podía ser de otra manera, la vainilla, el chocolate y la fresa, por este mismo orden. 

En cifras, segun la International Ice Cream Association, considerado un referente en la materia, los helados de vanilla son los preferidos por un 29 por ciento de los estadounidenses. A continuación, el sabor de chocolate roza el 9 por ciento (8,9%), ocupando el tercer lugar el helado de mantequilla de pacana (Butter pecan), seguido de la fresa, ambas con un 5,3 por ciento.

El helado almendrado, helado de dulce de leche, café, cereza o menta son otros sabores que gozan de una mayor popularidad como tambien las distintas variedades del chocolate (crema con chips de chocolate, chocolate amargo, crema con galletas Oreo, marmolado de vainilla con salsa de chocolate o chocolate con almendras). 

Dime qué helado te gusta...

A partir del helado que preferimos la ciencia puede deducir cuál es nuestra personalidad, y a la inversa, pues determinados rasgos de la personalidad hacen que escojamos un tipo de helado u otro. 

De acuerdo con un estudio de la Fundación de Investigación y Tratamiento para el Sabor y Olor, algunos de los sabores más populares están asociados a las distintas personalidades.

"Fue sorprendente comprobar que el sabor favorito de una persona nos transmitía información sobre su personlidad", afirmó Alan Hirsch, experto en sabores y olores y creador de la organización.

El estudio concluyó, por ejemplo, que el helado de vainilla se relacionaba con una personalidad idealista, impulsiva y sugestionable, mientras el de chocolate era preferido por personas encantadoreas, vivaces y seductoras.

O, curiosamente, el helado de café denotaba gusto por el detalle, una personalidad meticulosa y perfeccionista, al tiempo que el helado de chips de chocolate generalmente lo preferían personas que se caracterizaban por ser generosas, competentes y ambiciosas.

Al menos, así es estadísticamente. Aunque no pueden extrapolarse estas conclusiones a casos concretos, sí nos ayuda a entender que más allá de la popularidad que puedan tener determinados sabores, aquellos otros más minoritarios o las combinaciones de aquellos también han de tener cabida en una carta de postres para satisfacer de una forma más personalizada a la clientela.

Afortunadamente, las marcas de prestigio que elaboran helados artesanalmente ofertan un amplio catálogo de productos que permiten disponer en el local de una carta de postres lo suficientemente variada.

Sirope de chocolate, el complemento rey

Aunque la nata, los frutos secos, las galletas, las mermeladas o las frutas del bosque son habituales complementos de los helados, los siropes se utilizan con mayor asiduidad. En concreto, el sirope de chocolate es el complemento más utilizado del mundo para acompañar el helado, todo un clásico para lograr presentaciones vistosas que resultan irresistibles, y también deliciosas.

Otras variedades, como el sirope de fresa, de caramelo o un sinfín de ellos son perfectos para dar ese toque especial a los helados de calidad que se incluyen en las cartas de postre de los restaurantes. Es interesante jugar con otros ingredientes para un resultado sorprendente que aporte originalidad visual y gustativa al plato.

El placer del helado y la felicidad

La popularidad del helado no es casual. Más allá de qué sabor escojamos, el helado tiene un ingrediente casi mágico que hace de él un alimento que proporciona un bienestar y felicidad a niños y mayores. ¿Y, quién no es adicto a la felicidad?

El secreto de su éxito, además de la importancia de una buena materia prima y de ser exquisitos en su presentación, está en la activación de zonas del cerebro asociadas al placer, las mismas que cuando escuchamos una canción que nos gusta. 

Cuando realizamos acciones que nos resultan placenteras, como disfrutar con los helados y de sus sensaciones (textura, sabor dulce y refrescante...) nuestro organismo produce endorfinas. Ellas son las hormonas responsables de producir bienestar físico y mental ante situaciones agradables. Además, ayudan a fortalecer el sistema inmune y nos hacen sentir felices. Es la razón por la que el consumo de helado mejora nuestro estado de ánimo y nos transmite una sensación de placer única.

Un estudio de la Asociación Española de Fabricantes de Helados mostraba que al 86 por ciento de los encuestados le resulta placentero tomar un helado. Una opinión mayoritaria que apoyan los expertos cuando afirman que los helados funcionan como relajantes naturales que nos proporcionan placer y un una maravillosa sensación de bienestar. 

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home