Consejos para comprar una olla programable

Por La Menorquina on 4 de mayo, 2016

Adquirir una olla programable es una de las grandes decisiones que tendremos que tomar en nuestro restaurante. Sin duda alguna es un gran adelanto ya que con estas ollas podemos automatizar tareas y organizar mejor el tiempo que pasan nuestros cocineros en la cocina.


En este artículo os ofreceremos una serie de consejos para comprar una olla programable.

olla programable

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial  y aumentar la rentabilidad de tu restaurante


De ollas programables las hay de distintos tipos, en función de nuestras necesidades. Pueden ser rápidas como la olla exprés o lentas, si queremos preparar los alimentos por la mañana y que se vayan haciendo poco a poco hasta el mediodía, cuando sirvamos el plato a nuestros comensales.

Se trata de un instrumento muy importante cuando, por ejemplo, queremos elaborar platos caseros que necesitan largas horas de cocción. 

Por otro lado, debemos tener en cuenta qué tamaño queremos que tenga nuestra olla programable. Una olla demasiado pequeña es una mala decisión pero una más grande de lo que realmente necesitamos también es una mala opción. Y es que las ollas más grandes además de ser más caras gastan más electricidad que las pequeñas.

Lo normal es comprar una olla programable que tenga un tamaño comprendido entre los 3 y los 10 litros. Cada litro equivale, aproximadamente, a un plato de comida, así que si nos hacemos con una olla de 4 litros significa que podremos cocinar platos para cuatro o cinco comensales.

Otro de los condicionantes para adquirir una olla programable es el precio. En función del tamaño, la marca o la eficiencia energética tendremos una olla programable más cara o más barata.

Las ollas más baratas cuestan unos 60 euros y las más caras superan los 100 euros. No obstante, si queremos comprar una olla programable para nuestro restaurante lo más aconsejable es que optemos por las que cuestan más de 100 euros, ya que ofrecerán soluciones más completas.

Si queremos una olla programable versátil nos tendremos que fijar en las funciones que ofrece: freidora, horno, plancha, etc.

También tenemos que tener en cuenta cuántos menús preconfigurados puede soportar la olla programable que queramos comprar (unos seis menús sería algo aceptable) y la capacidad de programación (si es 24 horas o menos) y si posee memoria interna para recordar todo lo que hayamos programado aunque falle la corriente eléctrica de nuestro negocio.

Son interesantes, por otro lado, las ollas programables que además de contar con los típicos programas tienen específicos para postres, como, por ejemplo, el yogur, o aquellas ollas que tienen una cubeta antiadherente.

En otro orden de cosas, conviene que nos fijemos en la potencia de la olla programable que queramos comprar: si ofrece 980w estaremos adquiriendo un producto rápido y a la vez, eficiente.

Además, también debemos fijarnos si la olla programable que compramos cuenta con una tecnología de alta presión capaz de aumentar la rapidez de cocción y regular automáticamente el tiempo y la temperatura.

Sin duda, si seguimos estos consejos compraremos la mejor olla programable para nuestro establecimiento de restauración.

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home