Cómo sorprender a tus comensales con estos 5 postres

Por La Menorquina on 5 de octubre, 2015

aumentar ticket medio postres

Sorprender a los comensales a la hora del postre, ese momento final de la comida que hemos de cuidar al máximo, significa ofrecerles recetas apetecibles y distintas, que resulten atractivas a la vista y al paladar. Se trata, en suma, de poner el broche de oro a la comida o la cena, y conseguirlo requerirá apostar fuerte por la originalidad.

En este post te ofrecemos cinco ideas de postre que encantarán a tus comensales. Son postres irresistibles, que admiten variaciones en función de los productos locales y de la temporada, perfectos para incluir en una carta de helados y tartas.

Una vez elegidos, ya solo queda darles ese toque nuestro que los haga únicos y, muy importante, para asegurarnos el éxito, no olvidemos ponerles un nombre inspirador y sugerirlas como recomendación de la casa.

  1. Tiramisú con fruta de temporada: El tiramisú de fruta es un postre agradable de comer, de textura suave, fácil de hacer, y además tiene un aspecto precioso, muy colorido, fresco y apetitoso. Podemos servirlo en forma de porción de tarta o introducirlo en un vaso para un resultado muy original. Su gran ventaja para el restaurante es que se trata de un postre frío, que no necesita horno si optamos por usar bizcochos de soletilla o similares, así como la facilidad que suponer poder hacerlo aprovechando la fruta de temporada, una o varias, combinándolas a placer con frutas de todo el año, como las fresas, las cerezas, el plátano o, por ejemplo, el kiwi.

  2. Mini tartas de manzana con helado: Las tartas de manzana de pequeño tamaño sorprenderán por su originalidad, y son muy combinables con helados de distintos sabores, ideales para confeccionar un plato especial que sorprenda y al tiempo recuerde sabores tradicionales, conocidos y muy populares. Sugerimos servir junto a una buena bola de helado encima, dar un toque especial con sirope y adornar con unas hojitas de menta. Otra opción consiste en buscar variantes de la tarta de manzana y combinarlas igualmente con distintos helados y siropes, en cuyo caso será algo más complicado lograr la combinación de sabores perfecta.

  3. Fresas cubiertas de chocolate: Las fresas parcialmente bañadas con una cubierta de chocolate blanco o negro son un postre delicioso e impactante, sobre todo cuando las acompañamos con otras frutas frescas como los arándanos y las servimos sobre un lecho de nata montada, adornadas. Lograremos resultados increíbles utilizando chocolate de distintos colores y sabores, combiándolos con buen gusto, dibujando zigzags como toque final y jugando con los contrastes a la hora de decorar. Es un buen truco para dar salida a las fresas que estén demasiado ácidas.

  4. Chocolate maridado con vino: Los paladares más sibaritas conocen bien la ambrosía que supone combinar el sabor del vino y del chocolate. Si conseguimos maridarlos de forma adecuada el resultado será una sutileza y complejidad de sabores que tendrá un éxito rotundo. Tanto el vino como el chocolate deben ser de buena calidad y podemos utilizar chocolates de distinto tipo, en forma de tableta, bombones o tartas. Normalmente, se seleccionan los vinos en función del sabor del chocolate.

  5. Manzanas asadas en hojaldre: Aunque las manzanas asadas suelen gustar, si queremos sorprender hemos de convertirlas en un postre que tenga una presentación menos anodina. Básicamente, se trata de añadir ingredientes par el relleno, como el yogur griego, pasas y almendras laminadas, miel, canela y ron, envolviéndolas en hojaldre fresco. El secreto del éxito está en innovar, en conseguir un resultado vibrante sin que dejen de ser las deliciosas manzanas asadas de siempre.

 

Post relacionados:

 New Call-to-action

 

 

Volver a la home