¿Cómo podemos mejorar el servicio del restaurante para aumentar la satisfacción de los clientes?

Por La Menorquina on 25 de enero, 2016

La crisis ha provocado que las empresas de restauración tengan que hacer un esfuerzo mayor para satisfacer a sus clientes y que los que acudan al restaurante no sólo lo hagan una vez, sino muchas. 

iStock_000010513793_Small.jpg

Uno de los aspectos que más valora la gente a la hora de acudir a un local por segunda y tercera vez es que los responsables del servicio del restaurante se acuerden de sus gustos y preferencias. 

Cuidar el espacio y el ambiente de los comensales también ayudará a incrementar la satisfacción de los clientes. Evitar sentarlos cerca del baño y habilitar zonas diferenciadas para parejas, familias y grupos de amigos hará que los distintos perfiles que acuden a nuestro local lo hagan más asiduamente, además si el salón es amplio y el cliente puede escoger él mismo dónde sentarse mucho mejor.

Atender a los requisitos del comensal es lo que tiene que procurar todo personal de un negocio de restauración. Observar si hay algo que falla en el servicio del restaurante para solucionarlo, como por ejemplo detectar si tiene frío, es básico para fidelizar a nuestro público. 

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial  y aumentar la rentabilidad de tu restaurante

Camareros buenos, mejor servicio

Los camareros son los primeros que tienen que estar satisfechos con los platos servidos. Es aconsejable, por lo tanto, que todos prueben tranquilamente los menús para que puedan sugerir al cliente el plato que mejor se ajusta a sus deseos y sus necesidades.

El conocimiento por parte de estos de los platos también implica que no sólo deben saber cómo están elaborados sino que también los tienen que describir. Una buena explicación facilitará la elección al comensal. Vale la pena gastar un poco de tiempo en formar a nuestro equipo de camareros para que sean capaces de detallar los platos con la máxima excelencia.

Si nos encontramos delante de clientes indecisos, un buen camarero acabará con esta incertidumbre proponiendo con habilidad y maestría platos recomendados. Como consejo vale la pena añadir que en lugar de preguntar el típico “¿querrán postre?”, mucho mejor avanzarse y proponer un postre.

En el caso de tratar con grupos grandes de comensales (cumpleaños o celebraciones familiares) no estaría de más que los camareros facilitaran el pago, ofreciendo la posibilidad, antes de que lo pidan, de cobrarlo por separado. Para el servicio sólo serán unos minutos de lío, mientras que el grupo lo agradecerá bastante.

 

Que vuelvan otro día y otro y así sucesivamente

Para fidelizar mejor a nuestros clientes nos será de gran ayuda darles una tarjeta de visita a aquellos que hayan quedado satisfechos e incluso enseñarles nuestro libro para que puedan escribir sus comentarios o su correo electrónico. De esta manera, recabaremos una buena base de datos para enviar ofertas y promociones. En definitiva, recordar a nuestros clientes que siempre tienen a su disposición su restaurante de confianza para satisfacer sus necesidades.

Todos estos consejos no nos asegurarán una gran cantidad de clientes, pero sí que provocarán que los que salgan más contentos y con ganas de volver. Y es que este es el objetivo que persigue la práctica totalidad de los responsables de establecimientos que ofrecen un servicio de cara al público: ganar clientes que disfruten del servicio una y otra vez.

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home