¿Cómo limpiar las lámparas de cocina?

Por La Menorquina on 14 de abril, 2016

La higiene es fundamental en un negocio de restauración. Es básico para garantizar la salubridad de los alimentos que se cocinan y para la salud de los mismos trabajadores que están detrás de los fogones preparando los platos de nuestro negocio. También es útil para mejorar la iluminación de la cocina. Por estos motivos son útiles, fundamentalmente, los consejos que daremos en este artículo sobre la limpieza de las lámparas de cocina.

lamparas para cocina

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial  y aumentar la rentabilidad de tu restaurante

Aunque no seamos nosotros mismos los que limpiemos nuestro restaurante y contratemos el servicio a una empresa externa siempre es útil aprender consejos de limpieza, ya que de saberlos, podremos corregir al encargado de la limpieza del restaurante si vemos que hay algo que no hace correctamente.

La limpieza es una demanda creciente de los clientes que acuden hoy en día a un restaurante. Cada vez más a los comensales les gusta ver la cocina donde se elaboran los alimentos que van a cocinar. Es por este motivo que la limpieza ha adquirido en los últimos años una máxima importancia.

Distintos estudios coinciden en afirmar que el 90% de los clientes que se dirigen a un restaurante para comer o cenar considera más importante la limpieza que el servicio.

Esto quiere decir que un cliente que acuda a nuestro negocio de restauración tolerará mejor un retraso del servicio de los platos que percibir dejadez en la limpieza del local, ya sea en los baños, en el comedor e incluso en la cocina, si nuestro restaurante tiene la cocina abierta al público.

Se recomienda que para conseguir un nivel óptimo de higiene y luminosidad limpiemos las lámparas de la cocina una vez al mes. Y una vez que ya tenemos claro esto, lo segundo que debemos tener en cuenta es que cuando vayamos a limpiarlas estas tienen que haber estado apagadas durante una media hora.

Las bombillas se tienen que limpiar con un trapo húmedo y a las piezas de la lámpara hay que pasarles un paño humedecido con alcohol o amoniaco y rebajado con agua tibia. Hay que ir enjuagando el trapo con agua hasta que esta salga limpia. Después secaremos todas las piezas y en el caso que las hayamos desmontado de la lámpara hay que volver a montarlas, asegurándonos que estén totalmente secas.

Si en la cocina de nuestro restaurante contamos con una lámpara-extractor entonces lo que es muy aconsejable es que cada vez que finalicemos el día limpiemos la campana con un desengrasante. De esta manera, evitaremos que se vaya acumulando grasa y haremos que sea más fácil limpiar la lámpara más adelante.

En el caso que queramos limpiar lámparas de acero inoxidable, deberemos pulverizar una mezcla de amoniaco y agua. Después de realizar esta acción, deberemos pasar un trapo limpio y dejar secar antes de conectar a la electricidad de nuevo.

Si seguimos todos estos consejos, aseguraremos una limpieza óptima de las lámparas de nuestro restaurante, una correcta higiene y, en consecuencia, una perfecta salubridad de los alimentos que prepare el equipo gastronómico de nuestro negocio.

 

Post relacionados:

decoración

Volver a la home