Cómo hacer una tarjeta restaurante perfecta

Por La Menorquina on 6 de mayo, 2017

La tarjeta de restaurante, pese a su aparente simpleza, sigue plenamente vigente y tiene una gran importancia como elemento de publicidad y marketing de un restaurante. En contra de los que podría parecer, las nuevas tecnologías no han logrado eliminar su uso. Entre otras cosas porque, aunque en un principio están pensadas para diseñarlas en papel o cartón, también pueden digitalizarse para su uso online en el correo electrónico, las redes sociales o cualquier otro formato.

tarjeta restaurante

 

Ebook gratuito: La gestión de restaurantes: modelos, competencias  y claves para su éxito

 

Funciones de la tarjetas de visita de restaurantes

La principal función de una tarjeta de un restaurante es que sirve para recordar los datos básicos de un restaurante: nombre, dirección postal y datos electrónicos (email, web, perfiles en redes sociales...). Pero una tarjeta bien diseñada sirve también para otras cosas:

  • Refuerza la imagen corporativa del local.
  • Actúa como nexo de unión entre el restaurante y sus clientes.
  • Aunque sencilla, la tarjeta es un magnífico elemento promocional, de marketing y publicitario.
  • Puede sintetizar el estilo y oferta del local.
  • Sirve para llamar la atención sobre determinados productos o servicios del restaurante.
  • Subraya los puntos fuertes del local: por ejemplo, un menú diario a muy buen precio.

Cómo diseñar una tarjeta de calidad

Para conseguir y potenciar las funciones nombradas anteriormente, es necesario diseñar la tarjeta lo mejor posible tanto a nivel general como de cada uno de sus elementos: logotipo, imágenes, tipografía de los textos, recursos gráficos, etc. También debemos cuidar los contenidos, puesto que además de los datos básicos, también nos pueden interesar destacar aspectos como:

  • Especialidades o platos más destacados.
  • Servicios especiales: comida a domicilio o para llevar, cenas de empresa, ofertas, etc.
  • Puntos fuertes de su ubicación: ser muy céntrico, tener transportes públicos cercanos o estar situado junto a un monumento, museo u otro lugar de interés.

Los distintos modelos de tarjeta

Aunque no existen reglas únicas en el diseño de tarjeta, sí que hay una serie de modelos de tarjeta que son los más habituales y que podemos clasificar en 4 grandes tipos:

  1. Modelos que potencian el logotipo. Esta tarjeta es especialmente recomendable para aquellos restaurantes, bares, cafeterías y, en general, cualquier negocio de restauración que ya tenga una identidad gráfica bastante trabajada y pretenda potenciarla. Este tipo de tarjetas se caracterizan por colocar el logotipo y los colores o recursos gráficos del local por una cara a color y los datos y textos adicionales en la parte de atrás.
  2. Modelos con fotografías. Estas tarjetas incluyen imágenes o fotos del local de forma muy destacada, ocupando la mayor parte del espacio de la tarjeta. Su objetivo es remarcar el diseño o ambiente del local, o bien algunos de sus productos característicos.
  3. Modelos con ilustraciones. Las tarjetas de visitas de restaurante con ilustraciones de calidad transmiten creatividad y originalidad, la mayoría de veces realizadas por un ilustrador que, de un modo personal, trata de captar mediante un dibujo la esencia del negocio.
  4. Modelos con mucho texto. En algunas tarjetas el protagonismo lo ostenta el texto. Este modelo es especialmente útil cuando nuestra intención es ofrecer bastante información como: platos principales, especialidades, precios, servicios especiales, tipo de cocina, etc.

En los últimos tiempos, se están imponiendo tarjetas de visita diferentes, que se saltan las reglas y llaman la atención del espectador con diseños sorprendentes y, en ocasiones, con un alto valor estético. 

 

New Call-to-action

Volver a la home