¿Cómo hacer la auténtica torrija castellana?

Por La Menorquina on 19 de febrero, 2016

En estas líneas vamos a enseñar todos los pasos que hay que seguir para preparar la auténtica torrija de Castilla, el postre más típico de cuaresma y semana santa y el que más se ha cocinado por estas tierras.

torrijas.png

Ebook gratuito: Carta de postres, cómo configurarla y hacerla rentable

Si el número de comensal es de cuatro, deberemos tener preparados los siguientes ingredientes: una barra de pan del día anterior, 1 litro de leche entera, 2 huevos, 1 rama de canela, canela en polvo, azúcar y la piel del limón.

Lo primero de su elaboración es poner un cazo con leche caliente con azúcar, así se disolverá mejor. A continuación, una vez enfriado el líquido, empaparemos las rebanadas de pan.

Mientras empapan, batiremos mucho los huevos para que tengan mucho aire y de esta manera suflen al freírlas. Entonces, pasaremos las torrijas por el huevo.

Ahora ya tenemos todo preparado para freírlas en una sartén con aceite abundante y muy caliente. Cambiar el aceite cuando se ponga negro e ir friendo las torrijas hasta que queden doradas.

A medida que se vayan friendo, las iremos colocando en una olla piso a piso. En cada uno espolvorearemos con mucha canela.

Después coceremos la leche entera con la parte amarilla de la piel de limón, una rama de canela y unas dos cucharadas de azúcar hasta que hierva. En ese momento, dejamos infusionar un par de horas.

En ese preciso instante incorporaremos las torrijas y las dejaremos reposar para tomarlas al día siguiente… ¡así estarán mucho más ricas!

Hay maestros reposteros que han ido más allá de la típica receta castellana y han rellenado el producto de crema, lo han bañado de té verde o incluso de chocolate. En algunos establecimientos de restauración las han llegado a servir con nata y fresas. También hay quién ha dado una vuelta más a la tuerca y ha hecho torrijas saladas, con queso, anchoas y pimientos, desterrándolas de este modo del terreno de los postres.

 

Un poco de historia…

En España existen documentos del siglo XV mencionando este postre castellano. Empezaron a consumirse para aliviar los dolores de las mujeres al dar a luz. Su popularidad en cuaresma y semana santa se desconoce, pero se cree que respondería principalmente a la necesidad de consumir el pan sobrante de los días que no se comía carne. Además de la denominación de torrijas, estas recibían el nombre de tostadas o torrejas.

No obstante, en el mundo el origen del postre estaría en la época de los romanos, según algunos historiadores gastronómicos. Es decir, 2.000 años atrás. Marcus Gauius Apicius, el especialista culinario romano más conocido de la época antigua, ya escribió sobre las torrijas en su libro del siglo I d C.

Las torrijas que podemos degustar a lo largo y ancho del Planeta Tierra tienen distintas denominaciones. En Francia, "Pain perdu", en Reino Unido, "Poor knights of Windsor", en Alemania, "Arme Ritter", en Portugal, "Rabanadas", en Estados Unidos, "French Toast", en Suiza, "Fotzelschnitten" y en Austria, "Profesen". También las podemos encontrar en algunos países de Sudamérica que mantienen lazos culturales con España.

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home