Cómo gestionar un restaurante y no equivocarse

Por La Menorquina on 2 de diciembre, 2016

A simple vista puede parecer que un restaurante es el negocio más fácil de montar. Cada día se abren decenas de locales, pero muy pocos son los que duran más de un año. Con el propósito de evitar que aumente el número de emprendedores del sector que no les acaba de funcionar el negocio, hemos preparado un artículo con los principales errores que hay que evitar si queremos tener éxito en nuestra aventura al frente de un negocio de restauración.

como gestionar un restaurante

 

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial   y aumentar la rentabilidad de tu restaurante

 

Errores que tenemos que evitar


1. Pensar que tener un negocio es un empleo por horas

Cuando emprendemos tenemos que ser conscientes que, al menos los tres primeros años de vida del restaurante, necesitaremos una dedicación completa y total. Esto quiere decir que no habrán fines de semana, ni festivos ni incluso fiestas de cumpleaños u otras celebraciones que valgan más la pena atender que nuestra propia empresa. Debemos ser conscientes que siempre tendremos que estar disponibles y cerca de nuestro negocio, por lo que pueda suceder.



2. No definir una cocina con estilo propio


El público que acude a un restaurante es cada vez más selectivo a la hora de decidirse por entrar en un local u en otro y busca cuál es el factor diferencial que distingue al establecimiento de la calle A del de la calle B.

Por este motivo, es cada vez más importante a la hora de abrir un restaurante pensar muy bien el público objetivo al que queremos captar y sus gustos y preferencias, para adaptar nuestro menú a sus necesidades.

Hay tantos restaurantes que no podemos permitirnos perdernos y no definir qué tipo de establecimiento es el nuestro, por lo que debemos perfeccionar la técnica de cada plato.

Hoy en día triunfan más los locales gastronómicos que tienen una línea clara y bien definida y apuestan por ella proporcionando al cliente un producto concreto que no va a encontrar en el restaurante de al lado.



3. Creer que los clientes llegarán con sólo abrir la puerta de nuestro restaurante

Muchos emprendedores dedican más esfuerzo a aclimatar el local para abrirlo cuanto antes y empezar a servir comidas que a confeccionar una gran estrategia de marketing que, no sólo les ayude a incrementar el conocimiento de su local para que acudan a este cada más, sino lograr que los clientes que ya han venido se acuerden del establecimiento y repitan una y otra vez.

Vale la pena dedicarle el tiempo que sea necesario a buscar el nombre de nuestro restaurante. Hay que darle muchas vueltas y preguntar a familiares y amigos o colegas de profesión su opinión al respecto de los posibles nombres que estamos barajando. Y así con los demás aspectos del marketing para restaurantes.



4. No hacerse las preguntas correctas cuando examinamos a la competencia


Todo el mundo tiene un crítico en su interior que no puede dejar de opinar sobre lo que no le gusta. Es normal que cuando vayamos a un restaurante nos fijemos en el servicio y hagamos firmes propósitos de no volver a caer en los mismos errores, en el caso que nos decidamos por iniciar nuestro propio negocio. Pero estos pensamientos no nos van a ayudar, en absoluto, a hacer que nuestro restaurante sea exitoso.

La pregunta clave que nos va a ayudar a examinar la competencia de un modo que nos permita conseguir una ventaja competitiva respecto a los otros locales gastronómicos es “¿Por qué la gente viene aquí? O su derivada, ¿Qué les atrae?

Solamente cuando sepamos identificar el elemento que provoca que nuestro competidor tenga éxito, seremos capaces de encontrar lo que nos va a hacer ganar la batalla respecto a la competencia y producir que nuestro restaurante sea visitado muchas veces.



5. Descuidar los recursos humanos y la formación del personal

Es más frecuente, de lo que a priori podría parecer, que las personas con iniciativa emprendedora para abrir un restaurante piensen que todo el mundo vale para el sector harán su trabajo a la perfección y que, por lo tanto, no habrá que prestarles mucha atención.

Los que piensan esto se equivocan, ya que uno de los pilares básicos de cualquier empresa es el capital humano, responsable de lograr ejecutar con eficacia las directrices del emprendedor y conseguir los objetivos marcados.

Las tres reglas de oro de la gestión de los recursos humanos son: la correcta y rigurosa selección del personal, la formación continua y el trato humano: cercano y amable, pero con la autoridad del que domina la materia.

Gracias a la superación de estos cinco errores detectados en la gestión de restaurantes, seremos capaces de conseguir que nuestro local gastronómico sea un polo de atracción constante de clientes satisfechos.  

 

New Call-to-action

Volver a la home