Cómo elaborar fácilmente una carta de restaurante

Por La Menorquina on 30 de octubre, 2015

elaborar carta restaurante

Abrir un restaurante se ha convertido en una opción cada vez más popular entre los emprendedores. La restauración se ve como una opción muy atractiva para empezar un nuevo proyecto y, dentro de esta gran aventura, la tarea de la elaboración de una herramienta de marketing esencial como es la de crear una carta.  

Si tenemos en cuenta una serie de consejos prácticos, podemos conseguir crear una carta con el objetivo de ofrecer una inmejorable imagen del restaurante que capte al cliente, que tenga una buena presentación y, a su vez, que sea rentable. 

Descarga aquí plantillas gratuitas para el diseño de menús (menú, carta de vino y carta de postres)

Consejos prácticos para hacer una carta

En este post vamos a darte algunas claves para saber cómo elaborar fácilmente una carta que se adapte a tu negocio: 

  • Respeta el orden: Aunque la creatividad puede ser un plus, es fundamental respetar el orden de los platos al agrupalos en la carta. Primero, hay que incluir los alimentos que abren el apetito, por ejemplo aperitivos y ensaladas, seguidos de alimentos ligeros como sopas, cremas, consomés, huevos o arroces. A continuación, agruparemos los platos fuertes, como pescados, carnes y, para finalizar, incluiremos los postres y bebidas. Aunque para los postres lo recomendable es que tengan una carta propia.
  • Más de una carta: En efecto, planteémonos realizar una carta para los vinos y otra para los postres o, pongamos por caso, hacer lo mismo para los desayunos o meriendas. Ganaremos en claridad, imagen y rentabilidad.  
  • ¿Qué platos ofrecer y cuántos?: Las cartas demasiado largas están en desuso, ya que resultan difíciles de gestionar. Es mejor que hagamos una selección de platos atractivos para nuestro público, que ofrezcan un amplio abanico de posibilidades. Sin embargo, no deberían ser más de ocho o diez platos en cada grupo. Además, incluiremos el menú del día y sugerencias de la casa.
  • ¿Cómo calculo el precio?: Los precios se calculan teniendo en cuenta distintos factores, como el coste de la materia prima, dificultad de preparación, precio de la competencia y margen de beneficio aplicado a cada plato. Es importante recabar información fiable, como por ejemplo reuniéndonos con los cocineros y los encargados de adquirir las materias primas.
  • Emplea algunos trucos que funcionan: Los platos situados a la derecha y parte superior de la carta serán los que más atención recibirán por los clientes. Es un lugar privilegiado, por lo tanto, situaremos en él los platos estrella, tanto por su rentabilidad como por ser la especialidad de la casa. Es mejor no ordenar los platos por por su coste, pues propiciaremos a que pidan los más baratos. Tampoco se debe alinear los precios ya que de esta manera evitamos que el cliente haga fácilmente una suma de lo que va a costarle la comida, sería mejor camuflarlos dentro de la descripción del plato. Finalmente, podemos utilizar nombres sugerentes para los mismos y no debemos olvidar numerarlos para facilitar las comandas.
  • Sencillez y claridad: Apostemos por las cartas sencillas, cortas y claras, que se hojean rápidamente y sean legibles. El diseño, sin embargo, tiene que ser muy cuidado, ya sea utilizando plantillas personalizables o contratando los servicios de diseñadores. No olvides que la carta es la imagen del restaurante, el primer contacto con el cliente y el escaparate de nuestra oferta culinaria, por lo tanto debe tener un aspecto profesional. Si utilizamos editores online o programas que nos permiten personalizar la carta, no descuidemos la impresión. Optar por una impresión profesional en el material adecuado y una funda protectora es siempre mejor alternativa que imprimirlo en casa.

 

 

Post relacionados:

New Call-to-action

 

Volver a la home