Cómo diseñar una cocina

Por La Menorquina on 29 de mayo, 2017

Cuando uno se dispone a montar un restaurante hay muchos aspectos que uno tiene en cuenta. Muchos de estos ya los hemos ido repasando en este blog y otros todavía están pendientes para futuros artículos. La cocina es el núcleo de nuestro establecimiento de restauración y por este motivo merece la pena dedicarle tiempo a su diseño. En el presente escrito vamos a centrarnos en todo lo que tenemos que barajar a la hora de diseñar la cocina de nuestro restaurante.

como diseñar una cocina

 

Ebook gratuito: Cómo Aumentar la Rentabilidad de tu Restaurante

 

¿Cómo debe ser la cocina de nuestro restaurante? 

Lo primero que tenemos que poner sobre la mesa es la cantidad de comensales que es capaz de asumir nuestro restaurante en el momento de máxima afluencia. Un número que tiene que ser directamente proporcional al espacio que necesitaremos para montar nuestra cocina y al tipo de servicio que queramos ofertar.

A la hora de diseñar la cocina de nuestro restaurante, lo segundo que hay que tener en cuenta es la distribución de las distintas áreas, de la maquinaria y de los diferentes equipamientos. En este sentido, habrá que tener en cuenta que el área dedicada a las preparaciones de alimentos calientes es la que ocupa más en una cocina.

En función del espacio que tengamos, podemos escoger una distribución u otra.

Siguiendo las indicaciones del manual más completo sobre distribución de estancias y equipamientos “El arte de proyectar en arquitectura” de Ernst Neufert, tenemos las siguientes distribuciones:

En forma de línea para cuando el espacio es largo y estrecho.
En forma de U para aquellos espacios con una amplitud grande.
En forma de L para aquellas cocinas medianas y grandes.
En forma de isla para las cocinas de dimensiones extragrandes.
En forma de i para aquellas cocinas que quieran dejar dos pasillos para favorecer la movilidad de los empleados.
En forma de peninsula cuando la distribución se hace perpendicular sobre una de las paredes. De esta manera, todo el movimiento vascula hacia el centro.
En paralelo cuando se colocan dos frentes en paralelo y la cocina tiene dos puertas opuestas.

El tercer elemento que hay que tener en cuenta es la movilidad de los empleados en la cocina.

Teniendo en cuenta que en una cocina los empleados tienen que trabajar con comodidad, la anchura mínima de los pasillos de trabajo debe comprender los 0,90 y los 1,20 metros; los pasillos auxiliares de circulación con superposición (parcial) de otras actividades deben estar entre 1,50 y 1,80 metros y los pasillos de circulación principal (transporte y cruce de personas en sentido opuesto) los 2,10 y 3,30 metros.

La cocina es la parte más importante de un restaurante y por este motivo, conviene esforzarse en diseñarla lo mejor posible.

Gracias a este artículo estamos en condiciones de poder diseñar una cocina para nuestro restaurante y ofrecer un servicio al cliente eficaz que nos haga triunfar.

 

New Call-to-action

Volver a la home