Cómo descongelar, paso a paso, el congelador

Por La Menorquina on 27 de octubre, 2015

descongelar congelador

Cuando un congelador empieza a llenarse de hielo o escarcha, y más concretamente, cuando la capa de hielo alcance medio centímetro de espesor, significa que debemos actuar rápidamente para evitar posibles averías. 

En primer lugar, tendremos en cuenta que el hielo dificulta abrir y cerrar sus puertas o compartimentos, incluso se corre el riesgo de que puedan acabar rompiéndose. En segundo lugar, tendremos en cuenta que cuanto más espeso sea el hielo más energía se consume ya que el motor se ve obligado a trabajar de más, despilfarrando electricidad y acortando su vida útil. 

Por lo tanto, la descongelación es un tarea que tarde o temprano llegará el momento de hacerla, excepto si el congelador es no frost: al no producir hielo no tenemos que descongelar, aunque también es cierto que el consumo de energía es bastante mayor.

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial  y aumentar la rentabilidad de tu restaurante

Cómo descongelar fácilmente

Siguiendo unos sencillos consejos conseguiremos que el trabajo que supone descongelar sea mucho más fácil y obtendremos los mejores resultados en el menor tiempo posible. A pesar de que cada fabricante da recomendaciones específicas, hay una serie de pautas que pueden generalizarse:

Antes de desenchufarlo: 

  • Si la descongelación es programada: intentaremos vaciarlo al máximo o planificaremos qué vamos a hacer con la comida. Por ejemplo: algunos alimentos crudos podemos descongelarlos y cocinarlos para luego volverlos a congelar.
  • Si no es programada: vaciar el congelador de alimentos, utilizarlos según lo planeado o introducirlos en otro congelador, si disponemos de él.
  • Teniendo en cuenta que el proceso de descongelación puede durar alrededor de dos horas (tiempo suficiente para romper la cadena de frío) no es recomendable la recongelación de alimentos que hayan estado a temperatura ambiente, las bolsas aislantes pueden resultarnos útiles para evitar este problema.
Cuando llegue el momento de descongelar, hay que detener el aparato y desenchufarlo. Después: 
  • Retirar los cajones y estantes de vidrio, dejar la puerta abierta y proceder a limpiarlos.
  • Para acelerar la descongelación, colocar uno o varios repicientes con agua caliente en la base.
  • Conforme vaya descongelándose, ir absorbiendo el agua sobrante con una esponja.
  • Cuando haya desaparecido la capa de hielo y hayamos retirado el agua, proceder a limpiar su interior.
  • Salvo en caso de tener que repararla, una vez descongelada, limpiar y secar y volver a enchufarla.

Claves para la limpieza

La limpieza del congelador debe realizarse con cuidado, cuando el aparato esté desenchufado para lavar su interior y exterior, sin utilizar ningún sistema mecánico que resulte agresivo ni productos químicos que puedan estropear las superficies. 

En ningún caso conviene utilizar detergentes abrasivos, ácidos ni disolventes.Tampoco se debe realizar una limpieza al vapor, pues resulta demasiado agresiva y además podemos quemarnos. 

Para limpiar el interior es suficiente con agua tibia mezclada con unas gotas de jabón de lavavajillas. Para una limpieza segura, escurriremos bien la esponja para que el agua no llegue a las partes eléctricas y secaremos las superficies antes de volver a encenderlo.

Finalmente, si todo ha ido bien, tendremos un congelador que estará limpio y reluciente y no nos habrá ocupado más de dos horas de trabajo.

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home