¿Cómo debe subir de precio la oferta gastronómica de un restaurante?

Por La Menorquina on 16 de julio, 2016

No necesariamente una oferta gastronómica de calidad tiene que tener un precio muy elevado. Es posible ajustar precios y seguir sirviendo al cliente alimentos de calidad. El coste de los platos de nuestro restaurante dependerá en parte de lo que nuestros clientes estén dispuestos a pagar.

Si nos encontramos ante una clientela comedida en el gasto, quizá debamos reducir las raciones para así poder disminuir el precio. En cambio, si estamos delante de unos clientes con poder adquisitivo, quizá podemos completar mejor las raciones e impulsar los precios hacia arriba.

En este artículo daremos orientaciones sobre cómo decidir el precio de la oferta gastronómica de un restaurante.

oferta_gastronomica.jpg

 

Descárgate el ebook gratis: Elaboración y diseño de la carta de restaurante

 

El precio y la oferta gastronómica

Lo primero que tenemos que tener en cuenta a la hora de establecer el precio de la carta de nuestro local gastronómico es la tipología de cliente que tenemos.

En este sentido, si nuestro negocio cuenta principalmente con clientes que son obreros, transportistas y albañiles tendremos que ajustar más el precio de nuestros platos que si fueran oficinistas, ejecutivos y profesionales liberales, ya que este colectivo es muy sensible al precio.

Otro aspecto que hay que tener en cuenta son los costes variables (las bebidas y los platos de nuestro restaurante, principalmente) y los costes fijos (la luz, el agua, el local, los costes de personal, fundamentalmente).

Deberíamos elegir siempre el precio de los distintos elementos de la carta de nuestro restaurante en función de estos costes y el margen de beneficio que queramos obtener de nuestra actividad de negocio.

Por otro lado, si queremos que nuestro restaurante respire un gusto por el buen vino también es muy aconsejable cuidar la carta de vinos de nuestro restaurante y, en consecuencia, su precio.

Para fijar el PVP del vino de nuestro local gastronómico deberemos coger como referencia el precio de coste de la botella y multiplicarlo por dos (o tres o 4 en el caso de los vinos más baratos).

Para obtener el precio de la copa de vino de nuestro restaurante, dividiremos el precio de la botella entre cinco. De esta manera, obtendremos el precio de venta de cualquier copa de vino que sirvamos en nuestro local.

Una vez hayamos aplicado estos criterios a la confección de los precios de la carta de nuestro restaurante, lo mejor que podemos hacer para comprobar la efectividad de los mismos es realizar un periodo de prueba. Al finalizar este periodo, tendremos elementos prácticos determinantes para fijar el precio de la oferta gastronómica de nuestro restaurante.

Normalmente, el periodo de prueba tiene la duración de una temporada entera. Es un periodo suficiente para determinar el precio de nuestra oferta gastronómica.

Gracias a estas sugerencias, seremos capaces de establecer el precio de la carta de nuestro restaurante. Algo básico para todo profesional de la hostelería.

Y es que todo profesional de este oficio lo que desea es dar con la tecla que le proporcione un precio que sea atractivo para el cliente, pero que a su vez le reporte notables beneficios.

 

New Call-to-action

Volver a la home