Cómo dar una buena atención al cliente en restaurantes

Por La Menorquina on 29 de septiembre, 2015

atencion al cliente

Brindar una buena atención al cliente en restaurantes es una cuestión clave, sobre todo en aquellas en las que los clientes son la única fuente de ingresos, como ocurre en el sector de la restauración. Conseguirlo debe ser, por lo tanto, una cuestión prioritaria, el principal objetivo al que ha de orientarse la estrategia de negocio en los restaurantes para lograr rentabilidad.

En un restaurante, lógicamente, los clientes desean que se les ofrezca el mejor servicio. Sin embargo, lo que encuentran muchas veces es todo lo contrario, con el perjuicio que ello supone para la empresa. Por el contrario, si logramos ofrecer un servicio (un buen ambiente y atención) y una comida de calidad tendremos mucho ganado para conseguir la satisfacción del cliente y su fidelización, un requisito esencial para obtener rentabilidad y, en suma, un restaurante de éxito.

Pautas para ofrecer una excelente atención al cliente en restaurantes

Lograr la satisfacción del cliente no es fácil, qué duda cabe. Solo cuando la gestión del restaurante consigue la excelencia lograremos que todo funcione como un reloj, incluyendo una excelente atención al cliente. Establecerse como meta la excelencia y considerar el restaurante como una empresa que precisa de una gestión profesionalizada es el camino hacia el éxito.

Convertir nuestro restaurante en ese negocio que marcha bien, al que los clientes siempre quieren volver, requerirá de un esfuerzo necesario y, al mismo tiempo, recompensado. Y es que alcanzar la meta, en efecto, tiene su merecida recompensa, un restaurante rentable, y será gracias a nuestra fórmula secreta, esa buena comida, ese buen ambiente y buen hacer de su equipo humano.

Una receta de éxito que solo nosotros podemos cocinar, aunque quizá necesitemos alguna ayuda externa de parte de cursos formativos o asesorías especializadas. Eso sì, sea como fuera, es un plato que se ha de cocinar a fuego lento y, si queremos ofrecer el mejor servicio posible, siguiendo pautas como las siguientes:

  • Motivar y formar al personal: La profesionalización de un restaurante ha de llegar a todas partes, desde la cocina o la administración hasta su personal de sala. En este caso, la capacitación ha de unirse a la motivación. Un cliente bien atendido recibirá una atención cordial, asesoramiento cuando sea oportuno y ayuda siempre que sea necesario. La anticipación a problemas y necesidades ha de ser la norma.
  • La importancia del recibimiento y la despedida: Atender bien significa, en primera instancia, cuidar el momento del recibimiento. Es importante que el cliente se lleve una primera impresión buena, pues condicionará sus sensaciones durante toda la comida. Para ello hay que ir a su encuentro, mirar a los ojos al cliente y darle la bienvenida con una sonrisa. Por descontado, también cuidar la imagen y comunicarse con él de forma clara y cordial, escuchando sus demandas y ofreciéndole mesa en cuanto sea posible. Despedirse agradeciéndole la visita es igual de importante. 
  • Buena organización del restaurante: Una buena organización es resultado de una gestión óptima. Solo así conseguiremos que el trabajo fluya más fácilmente, y ello se traducirá en un ambiente menos estresante para el personal pero, sobre todo, para el cliente. La sensación de bienestar que se consigue cuando los equipos funcionan de forma coordinada repercute en ese buen ambiente tan necesario para que el restaurante sea todo un éxito. 
  • Identificar los puntos débiles: Ponerse en el lugar de la clientela puede ser un primer paso para encontrar fallos y empezar a ponerles remedio. Además de centrarnos en aspectos esenciales como la calidad de la comida o una buena relación calidad precio, el papel de los trabajadores que atienden las mesas es clave. Preferiblemente, será necesario un estudio desde un enfoque profesional.
  • Feedback de la clientela: Es importante tanto relacionarse con los clientes de forma directa como a través de las redes sociales, que ofrecen una gran oportunidad para atraer nuevos clientes. Dedicar unos minutos a hablar con los comensales, acercándose a su mesa y preguntándoles qué tal todo sirve para tomar nota y poder tomar decisiones estratégicas que se adapten a sus demandas y, en definitiva, impulsen en negocio.

Si te ha gustado el artículo, seguro que también es de tu interés saber los secretos de 'Cómo aumentar la rentabilidad de tu restaurante'. ¡Descárgate la guía para descubrirlo!

New Call-to-action

Volver a la home