Cómo conseguir clientes satisfechos

Por La Menorquina on 16 de octubre, 2015

cómo conseguir clientes

Conseguir clientes satisfechos prácticamente significa conseguir un negocio exitoso. Conseguir la fidelización del cliente significa tener el terreno ganado de cara a lograr un crecimiento constante del negocio, el último objetivo del restaurante. No obstante esta confianza requiere algo más que alcanzar la satisfacción de la clientela.

Una vez alcanzado este punto, dar el último paso hacia la fidelización será mucho más sencillo. ¿Pero, cómo conseguir clientes satisfechos? Es la pregunta del millón en el competitivo sector de la restauración y como suele ocurrir con las cuestiones complejas que implican teoría y práctica, la fórmula del éxito es adaptarnos a cada caso y, aún así, no resultará del todo infalible. 

Las dificultades que nos encontramos a la hora de satisfacer a los clientes dependerá de un sinfín de factores, entre otros del medio social, cultural o geográfico, así como del target o perfil. Y, a su vez, hilando fino, también influirán aspectos que no podemos modificar, como su estado de humor, el momento o contexto en el que nuestro servicio se produzca.

Factores como éstos, imposibles de controlar por el restaurador, hacen que el servicio no sea cuantificable ni evaluable a partir de unos criterios básicos, ya que no reflejarán la realidad. Sin embargo, pese a no haber fórmulas universales ni manera de estandarizar un servicio, será de gran ayuda tener controlados aquellos aspectos que sí están en nuestra mano.

Guía gratuita: La Satisfacción de los Clientes en la Restauración

Responder a las expectativas

Definir la estrategia que permita avanzar en el logro de la satisfacción de la clientela y aplicarla. Esto conlleva a tener en cuenta cuestiones básicas que nos ayuden en la consecueción de nuestra meta, como son las siguientes:

  • Las expectativas del cliente van más allá de comer bien: El cliente no solo quiere disfrutar de una comida nutritiva y apetecible, sino también hacerlo en un ambiente bien decorado y tranquilo, recibir un buen servicio (trato del camarero, anticiparse a sus necesidades o, por ejemplo, servir sin demora) y encontrar platos sugerentes, que sean diferenciadores del local y estén orientados a un target determinado.
  • Controlar los elementos interiores: El confort interior es esencial y se consigue controlando distintos aspectos. Tal y como se adelanta en el punto anterior, es esencial una decoración adaptada al concepto de negocio, con un estilo definido, propiciar un ambiente relajado, dar un servicio profesional (coordinación en el trabajo), que no transmita sensación de estrés o cuidar la higiene de los aseos, así como una climatización idónea, sin olvidar el aislamiento contra el ruido.
  • Controlar los elementos exteriores: Problemas de estacionamiento, una mala ubicación del local por ser de difícil acceso o por el ruido del tráfico, pongamos por caso, restan puntos a la hora de valorar la satisfacción del cliente.
  • No descuidar la acogida y despedida: La acogida incluye la reserva de mesa, la llegada del cliente y su salida del local. Saludar y despedir amablemente y seguir unas pautas profesionales de cortesía también influye sobremanera en la satisfacción final del cliente.

 

Post relacionados:

New Call-to-action

 

Volver a la home