Cómo ahorrar dinero en la decoración de tu hotel o restaurante

Por La Menorquina on 21 de mayo, 2016

Para tomar ventaja en un sector tan duro y competitivo como es el de la hostelería y que los clientes elijan nuestro restaurante u hotel de la amplia oferta existente, es necesario lograr su plena y absoluta satisfacción. Y esto sólo se puede conseguir de una manera: hacer que su visita a nuestro local se convierta en una experiencia única, que le anime a repetir con nosotros (fidelizarlos) y a recomendarnos a sus amigos, familiares y contactos en las redes sociales.

¿Cómo lograr esta experiencia? No es fácil, ya que no se trata tan solo de ofrecerle una comida de calidad ni unas instalaciones cómodas y limpias para pernoctar. Hoy en día, dada el alto nivel de exigencia de los usuarios, hay que ir más allá. Es necesario lograr que cada cliente se sienta cómodo, especial y único en nuestro local. Y en esta cuestión juega un papel fundamental la decoración de nuestro negocio.

 

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial  y aumentar la rentabilidad de tu restaurante

 

¿Es muy caro decorar con gusto un restaurante o un hotel?

Puede serlo, pero no tiene que ser necesariamente así. El primer paso para que el presupuesto no se nos descontrole es realizar una completa planificación previa, teniendo en cuenta diversos aspectos:

  • Adaptar la decoración a las características básicas del local. Dicho de otro modo, no todos los emplazamientos son adecuados para todo tipo de decoraciones, o puede que implique tener que realizar unos cambios tan importantes que lo más sensato sea pensar en otro tipo de decorado o buscar un local diferente.
  • Alinear la decoración del local con nuestro perfil tipo de cliente. Si no lo hacemos así, nos podemos encontrar que la decoración elegida genere rechazo en nuestros clientes más habituales y, en consecuencia, los perdamos. Por ejemplo, unas mesas pequeñas y escasamente iluminadas pueden ser el contexto ideal para una pareja en su primera cita, pero no para un matrimonio con tres hijos. 
  • Maximizar la utilidad de los artículos. Hay que intentar aprovechar y reciclar al máximo, puesto que no está el contexto económico para gastos innecesarios. Debemos procurar, por ejemplo, adquirir mesas y sillas que puedan usarse tanto en el exterior como en el interior, así como buscar artículos funcionales y duraderos.

ahorro_decoracion_restaurante.jpg

Trucos para controlar el presupuesto

  1. Objetividad en la inversión. Es importante tener muy claro cuánto dinero nos podemos gastar y pensar siempre en términos de recuperación de la inversión (básicamente conseguir más clientes y fidelizarlos más) en el corto y medio plazo.
  2. Buscar oferta y saldos. Internet es un buen lugar para encontrar muebles y elementos de decoración a muy buen precio pero no el único. Otra alternativa es comprar artículos procedentes de locales que han dejado de funcionar o que se traspasan.
  3. Improvisación cero. Hay que tenerlo todo planificado y pensar de antemano qué queremos hacer. No hay enemigo más cruel para el control de un presupuesto que cambiar muebles u objetos que no son necesarios. 
  4. Comparar varios presupuestos. Hay que pedir como mínimo tres presupuestos a distintos proveedores, buscando siempre la mejor calidad-precio y profesionalidad.

El control del presupuesto en decoración y obras no es una cuestión fácil, pero es imprescindible para acabar contentos con el resultado final y conseguir que nuestra inversión redunde en beneficios a medio plazo.

 

Post relacionados:

decoración

Volver a la home