Cómo adaptarse a los gustos de tus clientes

Por La Menorquina on 19 de octubre, 2015

gustos clientes

A la hora de gestionar nuestro restaurante se cometen múltiples errores, y uno de ellos es no saber responder a las reacciones y expectativas de los empleados o de la clientela. Una solución que te proponemos a este problema es saber adaptarse a los gustos de los clientes para lograr su satisfacción y, a la vez, tener la oportunidad de conseguir la fidelización del cliente. 

Ebook gratuito:  Conservación de los alimentos  

Pero, ¿cómo podemos conseguirlo? 

1. Establecer una comunicación proactiva

Si el feedback con los empleados ayuda a mejorar su motivación y rendimiento, hacerlo con la clientela nos aporta información sumamente valiosa para identificar qué tipo de cliente está recibiendo el restaurante. 

Para obtener esa información utilizaremos la comunicación interactiva que consiste en conocer las inquietudes de los clientes, tomar notas de sus sugerencias y/o quejas, escuchar las valoraciones de los platos, etc. La herramienta que emplearemos será la de testear a la clientela aleatoriamente durante unos minutos, sin necesidad de alargarse ya que no se necesitan grandes inversiones de tiempo, ni resulta aconsejable hacerlo.

La información que extraeremos será esencial para obtener conclusiones que nos servirán de ayuda en nuestro establecimiento. 

2. Un plan de negocio flexible

A partir de la información fidedigna resultado de la comunicación proactiva y otras fuentes, iremos ajustando y adaptando nuestro plan de negocio. 

Tenemos a nuestra disposición diversas herramientas para que nos ayuden en nuestro propósito, como las encuestas realizadas mediante formularios, participación en redes sociales, creación de un blog u otras técnicas de marketing que nos aporten la información que buscamos.

A partir de aquí, tendremos las claves necesarias para adaptarnos al perfil de un cliente específico.

3. Saber adaptarse al perfil de cliente

En definitiva, esas informaciones nos ayudarán a mejorar nuestro negocio ya que obtendremos un mayor conocimiento de la clientela. Los cambios que introduciremos para adaptarnos al perfil del cliente deben realizarse poco a poco y sin brusquedad, adaptando el servicio y la oferta de comidas a la demanda de los consumidores. 

Por último, una vez hayamos hecho estos cambios no hay que abandonar las herramientas de estudio ni el feeback con nuestros clientes ya que es esencial que el plan de negocio que hemos elaborado siga funcionando a través de ajustes continuos. La mejora es un proceso contínuo, en este y en todo tipo de negocios. 

 

Post relacionados:

New Call-to-action

 

Volver a la home