¡Cómete hasta el envoltorio!

Por La Menorquina on 26 de noviembre, 2015

Hay alimentos que están tan deliciosos que en más de una ocasión estaríamos dispuestos a comernos hasta el envoltorio si esto fuera viable.

Parece ser que el ingeniero David Edward de la Universidad de Harvard, a través del proyecto Wikicells, podría llegar a satisfacer nuestros deseos al desarrollar envases comestibles.

La principal razón de esta idea es la de contribuir a reducir la huella ecológica que provocamos evitando el uso de envases de plástico. Por este motivo, se sustituirían estos envoltorios por los sostenibles puesto que son biodegradables y, además, tienen la virtud de ser comestibles. 

conservacion_productos

Ebook gratuito:  Conservación de los alimentos

La fuente de inspiración del proyecto sería la propia naturaleza, donde podemos observar cómo la piel de las frutas actúa como un sencillo envase que conserva sus fibras y zumos, y que obviamente se puede comer en la mayoría de los casos. En la propia página web del proyecto, su creador, David Edward lo explica así: “piensa en la piel de una uva y cómo la protege. Así es como funciona WikiCell. La suave piel está compuesta de pequeñas partículas de chocolate, fruta seca, nueces, semillas y otras sustancias naturales con sabor delicioso y útiles nutrientes. Dentro de ella puede haber jugo de frutas o pudin.”

El objetivo es crear una envoltura para los productos que sea tan natural como lo es la piel que recubre las frutas o verduras. De este modo WikiCell sería lo más similar a una cáscara, puesto que su función no sería otra que la de proteger al producto que alberga en su interior, tal y como sucede en la propia naturaleza.

A través de elementos líquidos y partículas de alimentos como frutas, verduras o cereales, se puede desarrollar una sustancia apta para su consumo y que actuaría como membrana protectora, pudiendo servir para envolver alimentos tanto sólidos como líquidos y con la garantía de que su textura o sabor no interfiera en la del propio producto. De este modo, se lograría que el cliente pudiese seguir disfrutando del producto e incluso contribuir a mejorar el sabor al ingerir pieles comestibles cuyo sabor complementase al del alimento que protegen en su interior.

Otra ventaja es que en caso de que el usuario no quisiera consumir ese material que cubre los alimentos, lo puede desechar sin que esto suponga generar basuras, porque al contrario que en otros envases o materiales usados de forma habitual, WikiCell tiene un carácter biodegradable.

David Edwards y su equipo de investigación de la Universidad de Harvard, han contado con la colaboración del diseñador francés François Azambourg que en 1985 creó su taza de café de papel, y conocido por dotar a sus creaciones de una belleza marcada por la ligereza y simplicidad.

En la web oficial, ya se puede comprobar uno de los primeros alimentos que dispone de un envoltorio de este tipo. Se trata del Wikipearl, un helado en forma de bola, más conocido como “el helado que no se derrite en tus manos”, que se presenta en varios sabores.

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home