Carta de restaurante: 5 claves para que tus clientes no se pierdan

Por La Menorquina on 22 de septiembre, 2016

Un error bastante habitual a la hora de elaborar la carta de un restaurante es que ésta no sea lo suficientemente clara para el cliente. Si la carta no está bien organizada, el usuario puede perderse y no saber qué pedir ni dónde encontrar sus platos preferidos. Las consecuencias de un carta mal planteada son varias y todas con un demominador común: son negativas para nuestros intereses como responsables de un local de hostelería.

Si el cliente se pierde mientras consulta nuestra carta es muy posible que se sienta mal, algo nervioso y con la sensación de que, finalmente, no ha acertado totalmente con su elección. También es posible que su gasto sea menor, simplemente por no haber sido capaz de encontrar todo lo que en realidad le apetecía.

carta de restaurante

 

Descárgate el ebook gratis: Elaboración y diseño de la carta de restaurante

 

Las claves para ordenar correctamente tu carta

Realmente, diseñar una carta de manera que sea fácil de consultar por los clientes no es demasiado difícil, siempre que se siga una clasificación y orden adecuados. A continuación, te presentamos las claves para que ninguno de tus clientes se pierda en tu carta, aunque sea la primera vez que visita tu local.

  1. Organizar el menú siguiendo un orden lógico. Lo normal y más lógico es seguir el orden que seguirán los comensales al consumir, es decir: entrantes, platos principales, postres y bebidas.
  2. Dividir la carta en secciones y subsecciones. Las secciones podrían ser la clasificación de los puntos anteriores y las subsecciones las distintas posibilidades: entrantes fríos y calientes; carnes, pescados, verduras y otros platos como plato principal y refrescos y vinos y cervezas para las bebidas y los postres.
  3. Si el restaurante es de cierta categoría y la oferta suficientemente extensa es altamente recomendable que los postres y los vinos cuenten con una carta independiente.
  4. La carta de postres debería estar separada también por secciones: repostería, helados, frutas... Es importante que incluya una sección de sugerencias del día para asegurar la rotación de platos, evitando así que los clientes más habituales la encuentren excesivamente monótona. En lo que respecta a la carta de vinos, se aconseja seguir una clasificación tradicional: espumosos, blancos, tintos, dulces y de cuerpo fuerte. También se pueden dividir por denominación, variedad de la uva, nacionalidades o regiones, indicando siempre el año de la cosecha.
  5. En cuanto a los aspectos de diseño y formales es preferible elegir un tipo de letra sencillo y fácil de leer, con márgenes generosos y suficiente espacio entre plato y plato. También debe haber líneas o recuadros para facilitar la separación de los distintos grupos de platos y secciones. Todo ello resulta, en conjunto, de gran utilidad para ayudar al cliente en la consulta de la carta y en la rápida localización del tipo de plato o bebida que más le apetece.

Recuerda que la carta es mucho más que una simple lista de platos y precios. Es la forma de expresar al cliente lo que somos capaces de ofrecerle y muestra el estilo y categoría de tu restaurante. Por eso en la carta es necesario cuidar al máximo cada detalle para lograr la plena satisfacción de los comensales

 

New Call-to-action

  

Volver a la home