Brazo de gitano salado: una original alternativa

Por La Menorquina on 23 de mayo, 2016

El brazo de gitano puede elaborarse tanto en versión dulce como salada y en ambos casos se trata de un pastel relleno que se enrolla en forma de cilindro. En su formato de postre se elabora con una masa de bizcocho (compuesta de harina, azúcar, levadura y mantequilla) cubierta de mermelada o crema con nata, moca o chocolate. Se puede decorar con una cobertura de azúcar glas, merengue o nata. En su modalidad salada, la masa es similar, pudiéndose rellenar con todo tipo de ingredientes, constituyendo un estupendo y completo plato principal.

¿Por qué se llama brazo de gitano?

Este es el nombre como se conoce en España a este alimento y tiene su origen en un monje berciano que, durante el medievo se dedicó a recorrer el mundo. En uno de sus viajes recaló en un monasterio egipcio, donde descubrió este postre y lo llevó hasta España. Aquí la denominación de «brazo egipciano» se transformó en «brazo de gitano».

brazo_de_gitano_salado.jpg

 

Ebook gratuito: Carta de postres, cómo configurarla y hacerla rentable

 

Algunas de las variantes del brazo de gitano salado 

  • Relleno de jamón y queso. Como hemos comentado, el brazo de gitano salado puede rellenarse con lo que queremos, siendo el relleno de jamón y queso una de las opciones más comunes. 
  • Relleno de carne picada. Se trata de un plato contundente que, además de carne, incluye frutos secos, frutos rojos, huevos y varias especies. En este caso, la masa es de hojaldre (se puede comprar ya hecha) y se suele servir acompañado de tomates cherrys y pimientos del padrón.
  • Relleno de marisco. En este caso nos encontramos con una versión más sofisticada, por lo que es un plato fantástico para servir en Navidad o alguna otra fiesta o celebración. Se puede rellenar con palitos de cangrejo, langostinos cocidos o mejillones y rematarlo con piña en su jugo o huevos duros. Para mejorar el emplatado se puede adornar colocando por encima lechuga, aceitunas o zanahoria rallada.
  • De ensaladilla. Es un plato riquísimo, muy agradable a la vista y de fácil preparación. Hay que cocer previamente las patatas durante 20 ó 25 minutos y hacer un puré. A continuación, en un bol se mezclan el resto de ingredientes: atún, huevo duro, guisantes, pimientos, mayonesa y tomate. Se pone la mezcla de la ensaladilla encima de la capa de patata y se dobla con mucho cuidado, enrollándolo. A nivel de emplatado, podemos mejorar la presentación con pimientos, huevos u olivas, o bien hacer nosotros mismos una mayonesa más ligera y salsear el brazo.

El brazo de gitano salado puede ser una opción muy interesante para incluir en una carta porque es una manera de presentar de forma diferente, ingeniosa y divertida los ingredientes de siempre. Algo que suele ser muy bien valorado por muchos de los clientes de bares y restaurantes.

 

Post relacionados:

New Call-to-action

 

Volver a la home