4 platos que tus clientes siempre quieren comer

Por La Menorquina on 1 de octubre, 2015

aumentar ticket medio

Encontrar esos platos que el cliente encuentra atractivos, y suele pedir a menudo, no es nada sencillo. Sin embargo, bien vale la pena probar con distintas propuestas jugando con la creatividad en su elaboración y presentación, así como con ingredientes de buena calidad, hasta hallar los que mejor funcionen.

Ebook gratuito:  Conservación de los alimentos

El objetivo, lógicamente, no es otro que satisfacer al cliente y, con ello, mejorar la rentabilidad del negocio, además de utilizarlos para un sinfín de aspectos. Entre otros, serán de gran ayuda para reforzar nuestra identidad, como reclamo para diversificar la clientela y lograr fidelizarla.

En este post veremos algunas pautas que pueden orientarnos a la hora de encontrar la fórmula de éxito de nuestro restaurante. Son 4 platos populares que por lo general resultan infalibles, aunque su éxito dependerá en buena medida de la interpretación que hagamos de cada uno de ellos:

  1. Plato del día: Su objetivo es sorprender al cliente, ser ese plato que el restaurador ofrezca por su frescura y su buena relación calidad precio. Si el restaurante está en una zona costera el ingrediente principal puede ser pescado de lonja o, por ejemplo, utilizarse la verdura y hortalizas locales de temporada. Además, el plato del día es un valioso test para conocer las preferencias de nuestra clientela y tomar las decisiones oportunas a la hora de reestructurar nuestra oferta.
  2. Un plato de arroz: El arroz es un plato que no debe faltar en un restaurante. De hecho, muy a menudo uno de los platos estrella en cartas de muy distinto tipo. No en vano, el arroz puede adoptar un sinfín de variantes, por lo que será fácil encontrar ese plato o esos platos de arroz que mejor se adapten a nuestras necesidades. Desde la paella, arroz al horno, risottos, ensaladas de arroz, arroz a banda o arroz con bogabante hasta otros arroces más creativos, e incluso experimentales. Sin duda, una gran opción para incluir en la carta o en el menú de un restaurante si buscamos aceptación. 
  3. Hamburguesa o pizza de la casa: Introducir una hamburguesa o pizza en la carta puede parecer un tanto común, sobre todo cuando no entra dentro del concepto del restaurante. Sin embargo, si su popularidad es la que es obedece a una razón muy clara, su poder de atracción sobre la clientela. Por lo tanto, sería una pena no aprovecharlo porque, simplemente, son unos platos que funcionan, ideales para ampliar la variedad de la carta y fidelizar a una nueva clientela. La clave está en buscar una receta original, acorde con la imagen del restaurante y darle un toque especial que la haga diferente sin dejar de ser una genuina hamburguesa o una auténtica pizza. Tanto en el típico bocadillo como servida en plato con su guarnición, pongamos por caso, intentemos encontrar nuestra receta de burger gourmet y, por supuesto, pongámosle un nombre sugerente.
  4. Ensalada de la casa: Las ensaladas también son un plato universal, que gusta pedir en común para toda la mesa como inicio de una comida o de forma individual si se desea un plato ligero. Hagamos de esta realidad un aliado y aumentemos la oferta de ensaladas haciendo hincapié en una de ellas de forma especial, ofreciéndola como la ensalada de la casa. Del mismo modo que el plato del día es un plato especial, en el que utilizamos productos locales con especial mimo, la ensalada de la casa puede ir variando en función de los productos de temporada que tengamos. Un buen producto que va cambiando crea unas expectativas positivas en el cliente y, por lo tanto, también una natural tendencia a pedirlo.

 

 Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home